Me alegro de ser uno de los ciento y pico de amigos, que, en demostración, de el  afecto y cariño le tenemos, nos reunimos para celebrar su cumpleaños, en el local estupendo que gracias a Gatita ha conseguido para hacer comidas con el grupo.

Eloy tendrá que pensar en numerar a los amigos pues, si pasan mucho más de cien que vienen en un momento determinado, tiene que hacer la celebración de su cumple en un local tres o cuatro veces mayor o celebrarlo en verano para poder utilizar la terraza que es muy amplia.

Como siempre las mujeres destacan por lo bien que bailan con la selección de canciones de Orel y Pepeman, que nos hacen bailar toda la noche sin descansar.