Aunque a coincidido con un Martes y trece la Romería a la Fuensanta parecía que iba a llover y solo estuvo un poco nublado parte de la mañana ha salido bien, pues con un grupo de amigos, algunos de ellos descalzos para cumplir promesas hechas a la Virgen, hemos andado el camino hasta el monte y no ha hecho excesivo calor hasta el mediodia cuando nos veniamos para Murcia.